Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura

¿Por qué es importante la Cuenta Satélite de la Cultura del INEGI?

¿Por qué es importante la Cuenta Satélite de la Cultura del INEGI?

Los indicadores económicos son herramientas esenciales para tomar decisiones asertivas, objetivas e inteligentes cuando se toma la decisión de emprender una idea de negocio. En el caso de las empresas, representan una perspectiva integral del entorno económico en que se desarrollan, facilitando la proyección de crecimiento, limitación o expansión del mercado o incluso su capacidad operativa.

Por ello, los índices económicos permiten establecer un diagnóstico más preciso sobre un conjunto de actividades comunes y su relación con otras unidades económicas involucradas.

En México contamos con la Cuenta Satélite de la Cultura, un instrumento que el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) ha venido desarrollando desde 2014 y que establece un parámetro sobre la participación económica al Producto Interno Bruto del país, derivado de las actividades en el sector cultural. La Cuenta contiene información de gran valor para emprendedores y empresas que deseen generar productos o servicios vinculados a la cultura, puedan conocer mejor su entorno económico.

Comprender a fondo los mecanismos y datos reflejados de la Cuenta Satélite puede presentar un reto para primeros emprendimientos y empresas de reciente creación, pues integra múltiples variables de consideración que requieren apoyo especializado para su completa interpretación.

Sin embargo, conocer de primera instancia sus parámetros base como Participación económica del sector (porcentaje y monto económico), Producción de mercado, Gestión pública, Producción cultural de los hogares y Puestos de trabajo ocupados, permiten dar un primer vistazo sobre la oportunidad que el sector cultural representa para realizar un plan de inversión, incursión y modelo de negocio para nuevos emprendedores y empresas.

En el estudio “Retablo de Empresas Culturales” de Eduardo Cruz Vázquez (disponible a través de Tienda Grecu), se establece que el 90% de empresas encuestadas desconoce la existencia de este importante indicador económico. Otro dato interesante es que el 52% no se consideran empresas relacionadas con el sector cultural. Por ello resulta significativo integrarse a las actividades económicas, reconociendo y procesando las experiencias de un emprendimiento o empresa contra la información que estos indicadores ofrecen.

Ahora conoces la importancia de la Cuenta Satélite de la Cultura, un instrumento necesario e imprescindible para todo emprendedor o empresario en el sector cultural.

¿Y tú ya conocías este instrumento? Déjanos tu comentario y compartamos este artículo para colaborar en la integración de los temas económicos hacia nuestro sector cultural.

Recuerda que este instrumento se actualiza anualmente y puedes consultar sus datos más recientes haciendo click aquí.

Si estás interesado en iniciar un emprendimiento, diseñar tu modelo de negocio o construir tu estrategia inteligente y necesitas ayuda para interpretar los datos clave para tu proyecto,  ¡podemos ayudarte aquí!

Si necesitas interpretar y analizar los datos estadísticos para favorecer el crecimiento y soporte de tu empresa o negocio vinculado al sector cultural, ¡contáctanos aquí!

Nos vemos en el siguiente blog y recuerda que la cultura también se emprende.

¡Hasta el próximo artículo!

 

Auto empleo o emprendimiento: ¿Qué estás buscando en el sector cultural?

Auto empleo o emprendimiento: ¿Qué estás buscando en el sector cultural?

En diferentes momentos profesionales, creativos y económicos, principalmente durante una etapa de desempleo, las opciones de auto emplearse o emprender son las primeras en hacerse presentes como opciones.

Las oportunidades económicas en el sector cultural se diversifican en varios campos, sin embargo, para los creativos resulta un poco más complicado identificar alternativas adecuadas a su circunstancia.

Implica adaptar los conocimientos y habilidades a mercados que tienen como prioridades algunas otras necesidades clave. Por ello, resulta muy difícil en primera instancia lograr el interés en las actividades, eventos o soluciones propuestas, situación que a la larga se transforma en frustración o desencanto por respuesta del mercado.

¿Qué es el auto empleo y cuáles son sus ventajas?

El auto empleo son aquellas actividades o acciones inmediatas que decidimos iniciar en favor de obtener recursos económicos suficientes para el sostenimiento integral de nuestro soporte de vida. Es importante comprender que un soporte de vida integra aspectos fundamentales como alimentación, pago de servicios, vivienda, necesidades de salud y desarrollo educativo, académico o personal.

Cada una de ellas se volverá prioritaria en diferente escala dependiendo de la circunstancia de cada persona, es decir, para algunos puede ser más importante el pago de renta o mensualidad inmobiliaria, mientras que para otros su alimentación implica favorecer un aspecto de salud necesario como medida de acompañamiento para el tratamiento de una enfermedad.

Por ello, la selección de actividades para auto emplearse tienen un fundamento de orden prioritario. Incluso, podemos llegar a elegir auto emplearnos en campos que no están directamente vinculados a nuestro desarrollo profesional. Por lo tanto, podemos concluir que el objetivo principal del auto empleo significa realizar actividades que permitan colaborar con el sustento de nuestro soporte de vida.

Entonces, ¿qué es emprendimiento?

El auto empleo es una fuente rica de experiencias y es considerado un paso indispensable para el futuro emprendedor. Durante el periodo de auto empleo, el emprendedor descubrirá necesidades a resolver en su entorno de auto empleo. A diferencia de la actividad creativa donde se genera un concepto o idea cultural que es susceptible de comercializar, en el emprendimiento se resuelven necesidades específicas donde el concepto cultural aporta un beneficio que el mercado adquiere para su propio beneficio.

Al estar en contacto con mercados potenciales, escuchará muchas veces preguntas sobre ciertas variables que generan interés. Por ejemplo, si encontraste una oportunidad de auto empleo en la presentación de personajes en fiestas infantiles, tal vez escucharás que los padres quisieran interactuar más con sus hijos durante la presentación. ¡Qué tal si llevas trajes extra para los papás y diseñas un cuento sencillo en el que puedan actuar con sus hijos delante de sus invitados!

Ahí nace el emprendedor, pues comenzará a hacerse preguntas de tipo empresarial como:

    • ¿cuánto cuesta hacer trajes adicionales?
    • ¿en qué tamaños debería hacerlos?
    • ¿quién más lo está haciendo?
    • ¿por qué no lo están haciendo?
    • ¿cuánto estarían dispuestos a pagar por esta opción mis posibles clientes?
    • ¿Qué tipo de nivel socio económico tienen esos clientes?
    • ¿Debo incluir personajes conocidos o diseñarlos es una barrera comercial?
    • ¿A quién conozco que construya un set portable de escenografía que quepa en el coche?
    • ¿Cuánto me costaría utilizar un transporte más adecuado?

El emprendedor despierta los sentidos hacia su entorno y aprende que escuchar las necesidades de clientes potenciales es la respuesta clave para diseñar productos, servicios o experiencias que signifiquen de gran interés para el mercado que desea abordar. Acotar las oportunidades, tener paciencia en el desarrollo y generar prototipos de servicios o productos para probar mientras se auto emplea, servirá para identificar verdaderas oportunidades para iniciar un emprendimiento o idea emprendedora.

Así que podemos concluir que el emprendedor puede desarrollarse a partir de una actividad de auto empleo, siempre y cuando esté en alerta constante de las necesidades de su mercado y clientes potenciales.

Es importante finalizar este artículo con la siguiente reflexión. Independientemente de la posición que asumas en este momento, nunca debes desvalorar  la experiencia del auto empleo, puesto que es la experiencia más valiosa que aportará a tu desarrollo emprendedor.

¡Estás directamente en contacto con tu mercado! Puedes preguntar, modificar, alterar, mejorar o sugerir alternativas directamente a tus clientes potenciales y pulir tu modelo de negocio en el proceso. Así que aunque el capital económico ayuda a crecer un emprendimiento, es la experiencia y conocimiento de tu mercado lo que permitirá diferenciarte de tu competencia.

Hacerte acompañar durante el proceso es una idea inteligente que minimiza el riesgo y acelera el proceso para detectar oportunidades que tienes en las manos.

¿Ya has identificado oportunidades en tu etapa de auto empleo?

Te invitamos a conocer las opciones que hemos desarrollado para facilitar tu transición del auto empleo hacia el camino emprendedor en nuestra página de servicios para emprendedores del sector cultural.

¿Ya iniciaste una idea, negocio o emprendimiento y necesitas evaluar tu avance como emprendedor para tomar nuevas decisiones?

Entonces te invitamos a que conozcas los paquetes de evaluación emprendedora para tu proyecto de micro y pequeña empresa en el sector cultural que hemos preparado para ti.

¿Has pensado en iniciar tu proceso emprendedor?

Te recordamos que iniciaremos el próximo 15 de enero de 2021 nuestro Taller Emprendedores culturales: De la idea a la rentabilidad.

Consta de 12 módulos repartidos en sesiones semanales con acompañamiento de un asesor para brindar seguimiento a tu proceso. ¡Totalmente en línea! Conoce los detalles y aprovecha la preventa exclusiva desde nuestro sitio Tienda Grecu o directamente en nuestro Campus Virtual Grecu.

Así que resuelve tu soporte de vida, experimenta, planea, ajusta y gana experiencia para dar tu salto al mundo del emprendimiento. ¡Cuéntanos tu experiencia en la caja de comentarios!

¡Nos leemos en la siguiente entrada del Blog!

 

 

¿Quiénes son los emprendedores culturales?

¿Quiénes son los emprendedores culturales?

Los emprendedores culturales son pieza fundamental en la innovación y desarrollo de nuevas propuestas para el mercado cultural. Una gran mayoría desconocen parcial o totalmente su participación activa en este rubro.

La delgada línea entre las actividades propias de la cultura y aquellas que resultan comunes como parte de su ejercicio, hacen difusa la perspectiva de su emprendimiento y  la participación de empresas bien establecidas como parte de la dinámica cultural.

¿Cómo puedo identificar mi participación como emprendedor cultural?

Debes considerarte un emprendedor cultural si tus actividades principales están relacionadas directamente con la administración, diseño, desarrollo, difusión, organización, gestión, producción y promoción de actividades culturales. Por ejemplo, si eres bailarín o coreógrafa, estás inmersa en el ejercicio de una actividad con objetivos culturales. Incluso si te dedicas al montaje escenográfico o la grabación fonográfica también estás participando de este sector denominado cultural, puesto que se trata de elementos indispensables para la realización de una obra teatral o fonográfica.

¿Se necesita realizar actividades artísticas para pertenecer al sector cultural?

Definitivamente no es el único aspecto que te identifica como actor del sector cultural. Podemos determinar que existen 4 campos  en los cuales tu profesión, conocimiento técnico, teórico, actividad principal y creatividad pueden encontrar nuevas oportunidades dentro del sector cultural

Área creativa: Aquí encontramos principalmente a todos los participantes del sector que utilizan a la creatividad como materia prima de sus emprendimientos o proyectos. Actores, coreógrafos, músicos, diseñadores, pintores, poetas, productores musicales, escritores, dibujantes, chefs, artesanos, talladores, lauderos, cuentacuentos, artistas callejeros, performers, antropólogos, difusores de cultura y todo aquel que ha desarrollado su sentido creativo, estético y artístico para generar productos culturales.

Área profesional: En esta categoría, encontraremos principalmente a todos aquellos participantes del sector que a través de un conocimiento analítico, estratégico, organizacional o teórico, aplican sus conocimientos profesionales en el desarrollo de conceptos, productos y servicios culturales. Gestores culturales, administrativos, contadores, abogados, diseñadores gráficos, profesores especializados, maestros de artes, iluminadores o managers artísticos se encuentran en este espacio. También pueden ser personas morales, como despachos o agencias de talento.

Área de infraestructura: Es uno de los segmentos más olvidados por el emprendedor o empresario cultural al momento de pensar en una idea de negocio. Aquí se encuentran los medios de comunicación (revistas, radio, televisión y redes sociales), estadios, salas de concierto, teatros, centros culturales (infraestructura dedicada), espacios públicos, centros de espectáculos, festivales, restaurantes, panaderías, museos, galerías, tianguis culturales, mercados de calzado… ¡y mucho más!

Área institucional: Indispensable para continuar los procesos de profesionalización y crecimiento del sector en distintos ámbitos, como instituciones gubernamentales relacionadas a las actividades económicas como el INEGI, Secretaría de Economía, Secretaría de Cultura, Sistema de Administración Tributaria, Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Comisión Federal de Competencia Económica. También se encuentran aquellas relacionadas a las actividades culturales como la Secretaría de Cultura, Secretarías estatales de cultura, Fondos de apoyo, Instituto Nacional de Derechos de Autor, Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, además de las instituciones públicas o privadas en el ámbito del desarrollo académico como universidades, colegios, escuelas de artes, escuelas de arte popular, talleres de enseñanza para artesanos.

Tengo una idea de negocio para el sector cultural… ¿significa que soy emprendedor cultural?

Si la actividad o actividades conjuntas de tu idea de negocio pertenecen mayormente a resolver, mejorar, optimizar y favorecer al mercado cultural, además de mantenerte abierto a identificar las necesidades relacionadas con esta idea y su aplicación a la economía cultural, efectivamente eres un emprendedor cultural.

¿Tienes una idea de negocio? En Servicios Culturales Grecu participamos en la información, asistencia, orientación, asesoría, capacitación y vinculación para emprendedores del sector cultural. Dale un vistazo a nuestra página de servicios para emprendedores y te invitamos a inscribirte como emprendedor en nuestro Directorio Grecu de emprendedores. Nos leemos en el siguiente artículo.

Deja tu duda o comentario en nuestro blog. También puedes escribirnos a través del formulario de contacto.

 

 

¿Qué son las empresas culturales?

¿Qué son las empresas culturales?

En el basto mundo de los sectores económicos, existen actividades propias de la creatividad. No todos los negocios que trabajan con productos o servicios culturales operan con la visión de negocio creativo.

Una compañía de teatro, un sello independiente, restaurantes de experiencias, producción audiovisual, ¿cuál es tu giro?, ¿eres una empresa cultural?

Las empresas culturales son unidades económicas que desempeña una actividad productiva legalmente establecida, basada en bienes, servicios, mercancías y/o productos que están constituidos, fundamentalmente, por un componente creativo en su cadena de producción, el cual se encuentra protegido por la ley.

De igual forma, la empresa cultural coloca en circulación valores simbólicos para la sociedad y que no necesariamente tienen producción masiva ligada a corporativos nacionales y/o extranjeros para cubrir mercados locales y globales.

La empresa cultural comercia bienes, servicios, mercancías y/o productos como resultado de la transformación del proceso creativo y media en el mercado con el propósito de colocarlo a disposición de diversos consumidores y/o clientes y obtener ganancias para permanecer en el mercado.

Es importante señalar que esta definición de empresa cultural incluye a quienes trabajan bajo el régimen de honorarios profesionales, a las personas físicas con actividad empresarial, a distintas formas jurídicas en que se constituyen las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas.

Se toman en cuenta también a fundaciones, asociaciones civiles, sociedades civiles y fideicomisos, entre otras figuras, que de alguna forma generan actividad económica que interviene en el mercado cultural.

¿Conoces el panorama de las empresas culturales?

En 2017, Eduardo Cruz Vázquez coordinó el Retablo de empresas culturales, un reporte de investigación periodística que revela detalles importantes sobre la percepción, identidad y reconocimiento sobre las empresas culturales en diferentes áreas del sector cultural.

Puedes adquirir el reporte en Tienda Grecu.

Es importante reconocer el potencial económico de las empresas culturales, comenzando por el auto- reconocimiento y la identidad sectorial.

¿Y tú ya sabes si eres una empresa cultural?

Servicios culturales Grecu ofrece una diversa gama de oportunidades para el tratamiento, diagnóstico y establecimiento de empresas culturales.

Antes de iniciar un proyecto cultural, realizamos un diagnóstico que te permite dirigir y enfocar tu esfuerzo, encontrando un nicho de oportunidades para establecer, operar y dirigir una empresa cultural.

Acércate a nosotros a través de nuestro formulario de contacto y sabrás como agregamos valor a tu proyecto de emprendimiento, empresa o negocio cultural.